Ni Sitges en su conjunto es”nacionalista”o “independentista”, ni CiudadanosCs es un refresco de moda..A estas alturas debería ser ya mas que evidente. Nos entusiasma el baile pero no bailamos al son de nadie como vienen haciendo otros desde tiempos inmemoriales,ni hemos aterrizado en el consistorio de Sitges para como nuevos miembros del mismo fomentar un “club social”. Cs ha llegado para quedarse y para trabajar sin descanso por y para la ciudadanía. Quién lo entienda de otro modo es que aún no nos conoce. No me cansaré de repetir que Cs a día de hoy, bien se asemeja a aquella novia con la que todo el mundo (o casi todos) quieren bailar, pero que si pudieran y tuvieran la menor oportunidad acuchillarían por la espalda sin miramientos…No creo en la casualidad, si en cambio en la causalidad,términos de significado bien diverso.

Bromas aparte, nuestro marco de actuación pretenderá ser siempre aquel en donde como ciudadanos o colectivo podamos ser todo lo diferentes y singulares que queramos del resto,siempre que seamos capaces de respetar y defender “ese”mínimo compartido cuya aceptación es la base de cualquier “democracia moderna”; me refiero como es lógico al respeto a la ley y la Constitución como únicos garantes de nuestros derechos y libertades comunes La esencia de la ciudadanía no puede ni debe ser modificada para convertirla en un mero vehículo de identidades preestablecidas con el único objeto de convertirla en un pulso eterno a un imaginario “enemigo exterior” en este caso España o el estado español (cabría recordar) del cual todos y digo todos formamos parte. La “identidad”como la entiende Cs no es un requisito de la ciudadanía sino el “cauce”para que esta diseñe su propio perfil empezando por reconocer a quien no piensa como uno. Lo contrario como venimos tristemente observando a tenor de los últimos acontecimientos solo sirve para desahogar frustraciones,que a larga como el famoso “pedo” de Josep Plà y sus nocivos efectos, sufrimos todos. Resulta del todo inaceptable que aquellos mismos que constantemente se llenan la boca con la palabra “democracia” (ademas de pretender dar lecciones a los demás,colmo del cinismo dicho sea de paso) ; tengan el descaro de querer imponer al resto de conciudadanos y como verdaderos “autócratas” sin ni siquiera tener mayoría de votos en las urnas un proyecto político y un “estado de ficción permanente”a través de la desobediencia civil, la ilegalidad o un continuado y cansino pulso al estado y la justicia en general. Muy democrático todo..!

El derecho a la diferencia jamás puede suponer una diferencia de derechos. Citando a Camus parece que algunos aún creen que “en política son los medios los que justifican el fin”.Craso error.

Ciudadanos apostará siempre por preguntar no de dónde vienes o dónde has nacido; sino a dónde vas ? A dónde quieres ir y si deseas acompañarnos. A día de hoy tanto a escala nacional como municipaunnamedl nuestros grandes y mas urgentes retos van a suponer, vencer democráticamente al nacionalismo disgregador, a un populismo que amenaza nuestro estado de bienestar y libertades y a una profunda crisis económica que ha apuñalado sin conciencia al corazón de la clase media de nuestro país y a los mas desfavorecidos y que (pese a indiscutibles signos de recuperación)sigue entre nosotros gracias a la pasividad de unos, la inanidad de otros y la connivencia de otros tantos. La protección social, los derechos básicos, la sanidad, la educación encuentran su punto de partida en nuestros municipios. Son derechos irrenunciables que Cs se ha propuesto defender con firmeza frente a determinismos ideológicos, étnicos, culturales,raciales o de género. Las identidades colectivas prepoliticas como subraya acertadamente F.Savater, son un obstáculo para el desarrollo de la ciudadanía, siempre. No debemos preguntarnos -¿que va a suceder? Sino que podemos y debemos hacer para que esto o aquello no suceda..Lo señalaba Rieff “el complejo colectivo de víctimas suele crear otros verdugos”; solo hay que mirar a nuestro alrededor para darnos cuenta.

Lo que exigen los secesionistas en su conjunto no es el derecho a decidir que ya tienen, sino la anulación del derecho a decidir que tienen los demás, lo cual es infinitamente mas grave. Evocan a “el pueblo”en su nombre pasando por encima de sus ciudadanos, bajo un paraguas de totalitarismo ideológico, pensamiento único o “ética a medida”.En definitiva, comunión de santos a diferencia de la ciudadanía real donde caben o deberían caber opiniones, criterios y colores de todo tipo.

Los primeros adversarios en Europa de la democracia fueron sus monarcas y aristócratas, ahora su lugar lo han ocupado los partidarios de identidades nacionales. Cs frente a esta especie de “sinrazón colectiva”de algunos que muerde con saña gran parte de nuestras raíces y democracia dia si dia también, no cejará en el intento de reivindicar los valores que caracterizaron al Renacimiento basados en las libertades tanto individuales como colectivas y en una educación cívica y humanista bien lejos del abismo donde algunos pretenden conducirnos.

Los políticos electos no somos una “casta” aparte, ni peor ni mejor que aquellos que nos han elegido. Si en cambio llevamos sobre nuestras espaldas un “plus” de responsabilidad que mas de uno parece haber olvidado o sencilla y llanamente no conocer.

No somos iguales, en todo caso equivalentes. Desde Cs estamos convencidos que no es posible tener una visión auténticamente progresista de la sociedad sin reconocer que los únicos derechos históricos por los que merece la pena luchar se encuentran en el futuro nunca en el pasado, mas si cabe si nos encontramos con un pasado troceado, pervertido y descaradamente inventado incluso hecho a medida para dotar de consistencia a algo que no la tiene y que algunos han bautizado como “pròces”. Desde Cs apostamos por un municipalismo auténticamente europeo, moderno y avanzado fiel y leal a los principios con los que se originó la UE y contrario a distinciones identitarias que solo consiguen unir a los suyos y fragmentar a la sociedad en general hipotecando egoístamente un futuro que debería ser de todos.

O se les da la razón como a los locos o directamente uno se hace el loco ante sus “razones”.Cs se niega en redondo no solo a hacernos los locos sino a dar por bueno lo que es un fraude ideológico. Sus consecuencias no solo afectan a los derechos de uno,nos afectan a todos.

Los ciudadanos a través de su voto han depositado su confianza en nosotros situándonos ya no unicamente como líderes de la oposición en el Parlament y del voto (no independentista) en Cataluña sino como segunda fuerza política en Sitges; algo querrá decir.

Me viene a la memoria el gran A.Dumas al que uno que pretendía ofenderle recordándole que tenia sangre negra; le respondió : “Pues si, mi padre fue mulato, mi abuela negra y mi bisabuelo un mono. Ya ve usted que mi linaje empieza donde el suyo termina..” Esto sucedía hace siglo y medio..quien lo diría verdad? !.

Miguel Ángel Bastenier

(Concejal electo de Cs_Sitges y responsable de “acción política”)