Cuando es necesaria la voluntad política

● En el Pleno Municipal correspondiente al mes de enero, todos los grupos municipales de Cornellá de Llobregat, decidimos unir nuestras fuerzas para para solicitar a la Generalitat de Cataluña que asumiera la transferencia de la titularidad de la escuela de educación especial Virolai, que hasta el momento se encuentra bajo la titularidad del Ayuntamiento de Cornellá. De esta manera pretendíamos que el órgano autonómico se hiciese cargo del centro educativo, lo que implicaba que la Generalitat se hiciese cuenta de la gestión del centro y de dotar a éste de los recursos necesarios en su labor de ayuda y educación a niños y niñas con diversidad funcional.

DSC_0056Entendíamos pues, que a pesar de las dificultades que se les estaban poniendo, los miembros que componen esta escuela estaban haciendo una excelente labor dando cobertura a niños y niñas de Cornellá y alrededores, los cuales se encuentran en edad de escolarización obligatoria.

Hemos de destacar estas dificultades, ya que la escuela Virolai se encuentra en una situación bastante peculiar. Al tratarse de un centro de titularidad municipal, solamente una parte se financia con fondos del Departament d’Ensenyament, lo que hace que gran parte del presupuesto con el que cuenta la escuela fuese a cargo del Ayuntamiento y de la incansable labor del AMPA del centro, que ha conseguido que varias fundaciones contribuyan con la causa. Pero los recursos existentes dan para lo que dan y más aún, si los medios de financiación no son los adecuados.

En los últimos años hemos visto como el Ayuntamiento ha hecho importantes esfuerzos económicos, pero estos no han sido suficientes para que los alumnos y alumnas del Virolai reciban la atención que necesitan. La falta de personal docente y de material, algo indispensable en un centro de educación especial, ha ido en aumento en los últimos años. Un claro ejemplo de ello es que tras 28 años de historia, en el curso 2016-2017 el centro podrá contar con un ascensor por primera vez, algo fundamental si tenemos en cuenta que estamos hablando de una escuela que atiende a niños y niñas con diversidad funcional.

En Ciutadans-Cornellá entendemos que lo lógico es que un centro que ofrece un servicio a niños y niñas del Baix Llobregat que se encuentran en situación de escolarización obligatoria, se vea bajo el paraguas de la administración autonómica, ya que es quién debería de proporcionarle los recursos que otros centros de educación especial de las mismas características sí tienen.

Pues parece ser que el gobierno de la Generalitat cree que lo lógico es que la situación se mantenga como hasta ahora. Recuerden que éste gobierno de la Generalitat de Cataluña está integrado por miembros de la coalición que formaron CDC y ERC, Junts pel Sí, aquél más conocido por sus frustradas políticas de ruptura que por llevar a cabo políticas sociales, que son aquellas que realmente importan y que benefician a la ciudadanía.

En la Comissió d’ensenyament del Parlament, Junts pel Sí se quedó solo a la hora de votar contra la Propuesta de Resolución presentada por el PSC relativa al traspaso de la titularidad de la escuela Virolai. Argumentos como “la inviabilidad de la propuesta” o la “dificultad para subrogar a los trabajadores y hacer efectivo el traspaso”, fueron los utilizados por el gobierno de Puigdemont para tratar de escabullirse de sus verdaderas obligaciones. Que no son otras que estar al servicio de la ciudadanía, y más cuando de política social se trata. Nos parece totalmente indignante, que un gobierno que trata de ir contra la legalidad vigente, contra la mayoría de la población de Cataluña y contra las instituciones europeas, nos hable ahora de inviabilidad o dificultad cuando lo que está en juego es el futuro de niños y niñas con diversidad funcional y que se está poniendo en riesgo porque unos gobernantes no están siendo capaces de asumir que tienen la obligación de que la escuela Virolai tenga las condiciones que se merece.

En Junts pel Sí no entienden que hay momentos en los que la voluntad política debe de estar por encima del resto de argumentos. Esos momentos deben de ser estos, en los que un grupo de ciudadanas y ciudadanos tienen un gran problema, en el que es necesario un gesto por parte de la clase política. Decía Winston Churchill que la política es el arte de lo posible, él y sus ideas forman parte de la historia, seguramente Puigdemont, no llegue ni a ser un referente para los suyos.

Fernando Viñas Rodríguez

Secretario-Tesorero de la Agrupación