EN EL ESTANQUE DORADO (reflexiones a partir del Pleno del mes de noviembre)

20161027_201548La propaganda oficial ha sido leninistamente eficaz, encomendada a dos fines fundamentales: primero: no hay más verdad que la oficial (la suya); segundo: mucho cuidado con disentir si no se quiere ser tildado como no afecto al régimen… (o sea, facha, neoliberal, derechoso, etc, etc) y ser considerado como un paria o un apestado social.

Tiempo habrá de hablar de la oficialidad comunicativa de nuestro régimen local, aunque ahora es momento de poner el acento en la actitud de algunos actores políticos que no solo es que ya hayan renunciado a discrepar. Es que ya ni siquiera son capaces de inquietar, ni siquiera testimonialmente, la frágil mayoría que sustenta al equipo de gobierno municipal.

¿Quizás  han asumido que nunca podrán llegar al poder municipal y por tanto intentan no incomodar a ICV por si la aritmética electoral les obliga algún día a pactar?

Lejos (y bien guardadas) han quedado los tiempos y las octavillas de ICV en que temían el pacto local PSC+PP+Ciutadans. El PSC ya no es un problema (y “Colau mediante”) en un futuro próximo tampoco. Todo sea para no incomodar al socio mayoritario (todavía escocido por el tema IBI), no vayan a buscar alternativas a medio mandato…

Muestra del “nuevo orden” en que estamos sumidos fue la adhesión inquebrantable y entusiasmo con el que rechazaron ICV+PSC+ERC+CDC+Veïns las mociones de C’s Sant Feliu de Llobregat en el pleno del pasado día 24 de noviembre.

No ha sido suficiente que toda la cámara andaluza (con Podemos y PSOE) rechazara las palabras de de la consellera de ERC, señora Bassa por “xenófobas y ofensivas”, cuando dijo que los menores tutelados que esnifaban cola en la plaza de Cataluña de Barcelona llegaban aquí porque las instituciones de Andalucia “miraven cap a un altre costat”.

En contra del criterio de su partido hermano (¿o quizás no?) el PSC se opuso a la moción de C’s de apoyar la declaración institucional del parlamento de Andalucía. Denunciar y desenmascarar a los apóstoles del odio a España y lo español y del supremacismo cultural significa (para ellos) romper la convivencia y no merece la más mínima consideración. Como dijo el portavoz de Veïns, Andalucía es otra “nacionalidad”…

¿Qué podemos esperar de unas formaciones que apuestan por la mediocridad y la burricie?. No existen otros calificativos para rechazar (o abstenerse) a nuestra propuesta de trilingüísmo (castellano, catalán e inglés) para las guarderías municipales. Mas o Montilla pueden pagarse escuelas de élite multilíngües ajenas al sistema de inmersión lingüísitica… pero los hijos de las clases medias y trabajadoras no tienen esta opción en el sistema público y desde los 0-3 años, de manera equivalente al que ya disfrutan los países más avanzados (y los ricos de nuestro país). Me río yo de su defensa de las clases populares.

¿Y que me dicen de “los del IBI”? Antes pedían rebajas de hasta el 25% en este impuesto…pero ahora votan a favor de las ordenanzas fiscales y se abstienen en el presupuesto. La política colaboracionista de Veïns continuó en el último Pleno con el voto afirmativo a la modificación del PGM de Can Ricart… ¿Es casual o causal el mutismo e indiferencia con el que ahora contemplan la polémica viva de la plaza Francesc Macià?. ¿Cómo calificarlos cuando consideran al colectivo transexual como ajeno a la realidad santfeliuense?

La firma del armisticio local bien pudo ser el vergonzoso pacto del IBI (es decir, el acuerdo ICV-PSC-PP-Veïns,) por el que se nos quiere hacer creer que se nos rebaja el IBI cuando realmente se nos devuelve (eso sí, a plazos) los importes percibidos de forma indebida a todos los ciudadanos de Sant Feliu. ¡Pero además tanto PP como Veïns y ERC le dieron oxígeno, cuando más lo necesitaban, a un pacto de gobierno ICV-PSC que andaba por este mes de julio muy tocado! ¡Que inocencia!

Con este panorama no es de extrañar que las llamadas a la participación ciudadana suenen a hueco. Veamos los resultados de la votación de les obres d’estiu 2017. 721 ciudadanos han votado… ¡sobre un censo total de 44.465 habitantes! Un 1,6% de la población. Y hasta han votado 27 personas menos que en la pasada edición. ¿De qué les extraña alguno pensará? Como a mí me han dicho: “al final, van a hacer lo que quieran”. Pero es que encima, pocos o muy pocos levantaremos la voz…

La combinatoria se va acabando y algunos ven nuevas posibilidades: ICV ha pactado con PSC y CiU. El PSC con ICV, con ERC y con CiU. ¿Quién será el siguiente? Si tu enemigo es más fuerte… ¡únete a él!

Que unos y otros lo tengan meridianamente claro. En este “partido amañado” ni el grupo municipal ni la agrupación local de C’s Sant Feliu serán cómplices ni comparsas de un gobierno municipal que oscila (según quién lo ejerza) entre el despotismo ilustrado y el abuso de autoridad.

Raúl Alba Molina

Regidor Ajuntament Sant Feliu de Llobregat